LA IDEOLOGIA

Anteayer en un foro, comentaba una camarada lo siguiente: “había leído unos artículos en diferentes web de la 2º Guerra Mundial, donde a primera vista, daban una visión conspirativa muy acorde a la de otros blogs, hacíendo una mezcolanza casi casi creíble de unas “verdades”, a base de refritos sobre la parte oscura de Hitler. Según ellos, haciendo “revisionismo histórico”, afirmaban acerca de la ascendencia judía de Adolf Hitler junto con la financiación judía de la Alemania Nacionalsocialista.”

Bien, es mas largo y descabellado lo que continua pero para este artículo, es suficiente con lo expuesto.

Dice un proverbio chino;

“Cuando las palabras pierden su significado, la gente termina por no entenderse”.

Cotidianamente es habitual que una ideología, se interprete desde el punto de vista político, histórico pero también, a través del sujeto (personal), que en un momento determinado la represente.

Sin embargo, existe otra interpretación muy poco común de la ideología que se hace desde los centros de superiores, y consiste en el ejercicio de “sentir la energía” que ésta mueve. Un caso representativo llevado a la práctica reside por ejemplo, en el “Vril”, o energía que da paso una magia que muy pocos líderes lograron que brillara en su ideología. Un caso que movilizó a millones está en el nacionalsocialismo de Hitler. Esta ideología cuando conoce (morder la manzana), uno comprueba que es contraria a todo lo que se le imputa, ente otras cosas, porque desafió con éxito al sistema judío-sionista bancario internacional en su tiempo, saliendo del contexto internacional del sistema del patrón oro y creando al suyo propio, centrado en el patrón trabajo y trueque.

Desde 1933 a 1939, solo esos años acotados anteriores a la contienda mundial, Alemania experimentó un sistema social distinto del capitalista y comunista, ambos son la dualidad de una unidad judío-sionista, donde dos ideologías de una misma energía, se enfrentan en el juego de opuestos.

Entre estas dos ideologías pertenece a un equilibrio y juego de tres, representado por el nacionalsocialismo alemán. Un socialismo nacional (buscando el bien de su pueblo) que no quería ver con el socialismo internacional donde todo se pervierte y contamina. 

Muchas veces me pregunto;

¿Cómo es posible, que Hitler, el se paseara multitud de veces en coche descapotable en medio de desfiles y en loor de multitudes, sin que le pasara nada?

¿Por qué no tenía miedo a francotiradores comunistas que enloquecidos trataran de eliminarlo?

La respuesta es porque el pueblo alemán amaba a su Fuhrer, siendo testigos y participes directos del milagro y resurgir de una patria que en tan solo 49 meses, volvió a ser un país próspero y la potencia europea que fue. Muestra oficial de ello, está en las elecciones de 1936, donde Hitler pone su cargo a nuevas elecciones y dice: “Si no he cumplido con lo prometido, me voy y si he cumplido, renueven su voto”. No solo fue reelegido democráticamente sino que ganó por goleada con el 99% de votos de los alemanes . Esto incluye indefectiblemente, a gran cantidad de judíos alemanes que supuestamente debían de odiarle.

¿Qué sucede entonces?

¿Por qué 150.000 judíos alemanes lucharon en la Wermatch defendiendo a su patria alemana a favor de quien quería exterminar a su raza?

¿No suena extraño?

Guste o no, Hitler supo sacar el “Vril” de una ideología Nacionalsocialista y aplicarlo a su sistema, algo que no pasa en la realidad manipulada y manejada por demonios donde sus líderes, viajan en coches blindados y se ocultan tras cristales oscuros.

Este sistema judío-sionista a impuesto la vitola del miedo y terrorismo cultural al  revisionismo pues con ello tratan de preservar la mentira y de evitar que el buscador, se abstenga de morder la manzana del árbol. Todo trabajo de investigación y estudio histórico, es por natura revisionista, pues sino, bastaría con aceptar y recitar de memoria lo que dijo el primero que habló acerca de un tema, por consiguiente, el “revisionismo”, es inherente en cada investigación y búsqueda de respuestas a las dudas de un historiador, da igual que sea profesión o lo lleva a la práctica por afición. Por consiguiente, revisar buscando la Verdad desde la Seriedad y la Objetividad, no es una acto de conspiración y querer conocer y saber, no es ser “antisistema”.

Comentaba a esta camarada también, acerca de los blogs y quienes allí escriben sembrando dudas y confusión para lograr desinformar y disuadir. En ese sentido, es importante que quien investiga, aparte de tener un mínimo conocimiento o nociones del asunto que le mueve, se abstraiga y salga de la caja para examinar con objetividad, las energías que mueven el propósito de un artículo. Esta es la mejor manera de dilucidar entre comentarios serios y merecedores de tener en consideración, de los profesionales de la falsedad y del sensacionalismo, que buscan desacreditar y cobrar notoriedad en el ego.

En esta tesitura, si evaluamos el dato sobre si tiene o no ancestros judíos, me parece algo irrelevante por tratarse en primer lugar, de una conocida leyenda urbana que trató de demonizar mas si cabe su figura pues de asentarlo, aumenta la crueldad por la que fue condenado al extenderla hacia su raza. En segundo lugar, el era austríaco y no alemán, pero su carisma le llevó a ser el líder de una gran patria en la que combatió como alemán, durante la primea guerra y por último; El, se sentía alemán. Como dice el dicho:

 “Uno es de donde pace, no de donde nace”.

¿Es compatible ser NS y judío?.

Estoy seguro que en esos años, se podía ser judío y patriota alemán. Una muestra contraria a lo que nos hace creer la historia contada por los ganadores de la contienda judío-sionistas, reside en la Wermatch alemana donde el Estado Mayor de Hitler, contó con 2 mariscales judíos, varios generales de origen judío y en resumen, en las filas del ejército alemán, se contaron con 150.000 judíos que pelearon por Alemania. Respecto a mi pregunta; Estoy seguro que el 99% de los votos de alemanes que en 1936 renuevan la confianza en Hitler, muchos fueron judíos.

¿Una contradicción ?, es posible pero también, no hay que desestimar que la ideología era reconocida como buena pese a que apuntase como el mal, a la banca y su usura practicada por la tribu de siempre.

MAYODEL68

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.