MAYODEL68

Tras el seudónimo de MAYODEL68, existe una persona  común, conocido por los mas cercanos como Jose.

Ingeniero de profesión, investigador por pasión y escribir por vocación, son estímulos que mueven el interés por  transitar mi camino o “Cinta de Moebius”hacia el encuentro de mi Verdad particular, hallando las respuestas y certezas, a mis inquietudes, descubriendo que  se esconde detrás de la mentira de la falsa realidad e ilusión que entre todos proyectamos y da como resultado, la “matrix” que nos acoge y en la que existimos.

  Después de estos años, me confieso hiperbóreo por conocimiento, defensor de nuestra especie Ser-Humano y de los humanos que de buena Fé,  recuerdan que una nueva Humanidad diferente a la conocida podemos crearla desde la consciencia y la coherencia en pensamiento, palabra y acción.

  El oscurantismo y los  hijos de las sombras  tientan el “quehacer diario”, para conseguir que  proyectemos un futuro que nos mantiene imbuidos en el miedo y sin la  esperanza de conseguir un mundo donde convivan Humanos Justos, Verdaderos y Libres. Vivimos asustados; asumimos como normal lo que no lo es, vivimos pendientes de un futuro incierto que  todavía está por crear y “acto seguido”, grabamos en el pasado todo lo que hacemos sin caer en la cuenta que el presente pasó sin saborear  la esencia de cada instante desperdiciado, que no volverá.

    “Encarnar” en la parte material que somos, nos une y conecta en el  plano de la materia y de la ilusión dando como resultado, la realidad que proyectamos en este espacio matricial que es la Tierra. Que el Ser encarne en cada uno de nosotros como avatar, debería ser un don, pero esas entidades que en apariencia vemos como humanas, en realidad No lo son pues nos hacen participar sin que lo sepamos, en un juego macabro donde la verdadera liberación es la salida y ésta “curiosamente”, se encuentra dentro de cada uno de nosotros.

    Perdemos la oportunidad de apreciar lo mejor que da la VIDA, sin  sentir que la vida, forma parte de la VIDA. No hay salvadores , ni mesías, ni maestros ascendidos, ni nadie que haga por cada uno de nosotros, el  trabajo individual que nos corresponde y por el que vinimos a encarnar en esta existencia para una vez cumplida, regresar de nuevo a casa.

                               “No  hay  más maestro, que uno, de sí mismo”.

  L.A.P .º. – MAYODEL68 –