CONFINAMIENTO

Conforme pasan los días de reclusión, se observan datos que indican que tras la pandemia, hay otro tipo de intereses que están por encima de la actividad y el querer humano. 

En 1938,  once años después de la Gran Depresión, Orson Wells en una emisión radio, sembró el pánico en la población tras recrear una adaptación de la «Guerra de los Mundos» de George Orwell y hoy me pregunto:

¿De qué será capaz el poder judeosionista  servil de los demonios, dueño de los mass media,  políticos, gobiernos e instituciones con la tecnología disponible?.

Ateniéndonos a los sucesos del momento y de acuerdo o no, son irrefutables  los hechos que evidencian el poder por el CONTROL TOTAL  necesita de un EXPERIMENTO SOCIAL llevado a cabo al unísono en la mitad del planeta. Cada día que pasa y sin dudar que Covid19 existe, se imponen medidas descaradas y sin caretas, que de normal no serían aceptadas por la población y así podemos ver con meridiana claridad síntomas de este estilo:

  • Una guerra económica y comercial entre Oriente y Occidente, el Capitalismo de Estado contra el Capitalismo tradicional de dos gigantes como China y EEUU, jugándose el liderazgo mundial que ha llevado a la aplicación de sanciones a productos chinos, y la respuesta con subidas de aranceles chinos a más de 138 productos estadounidenses.(Un primer pulso en tablas.)
  • D. Trump llama al Covid-19 el «Virus Chino», por ser creado en laboratorios de allí y en consecuencia, el responsable de los males  presentes que le dan pie para  acusar a China. Pero a su vez, China acusa a EEUU de ser quien ha liberado en Wuhan, la pandemia viral. (Un motivo que viene bien a Trump para poner cierre a sus fronteras.)
  • También, se habla de la «Operación Jaque Mate», donde deliberadamente y mientras duró la pandemia, el Gobierno Chino dejó caer la bolsa y la devaluación de su moneda, hasta el punto de asustar a empresarios extranjeros que vendieron sus fábricas, para ser compradas a precios de ganga por el Gobierno Chino, sin tener que tocar sus reservas de oro. (Un negocio redondo.)
  • Ahora, comienza a vislumbrarse un negocio multimillonario con la pandemia extendida por el mundo, donde la demanda de productos sanitarios desborda la oferta en favor de China, que no solo vende los excedentes de su producción sino que además, puso sus fábricas a producirlos al 100% de rendimiento. (Un negocio redondo.)
  • Extraña la llegada a distintas ciudades de Europa de 30.000 soldados norteamericanos, justo en días de reclusión que pretenden eliminar aglomeraciones por contagio. (Un movimiento sospechoso y poco explicable.)
  • La cancelación de la Mobile World Congress de Barcelona, donde fabricantes chinos, iban a presentar avances de tecnología 5G y equipos, que supuestamente dejan a los pies de los caballos a las conocidas marcas estadounidenses. 
  • Un incipiente Plan Marshall sionista, anunciado por presidentes de gobierno donde hablan de «Bonos Coronavirus» tal cual los «Bonos de guerra», en este caso para combatir a un enemigo microscópico.(Recuerden que los bonos se devuelven con intereses a los prestamistas, altruismo cero).
  • Puesta en escena de una anunciada nueva «vacuna» para aplicación en la población.Redondo para las farmacéuticas y quien tenga la patente de antídoto. (Un negocio para las farmacéuticas y para enfermar la población)
  • La aprobación y activación de la geolocalización de personas, por el teléfono móvil.Hoy dicen que es por estadística y controlar aglomeraciones. Mañana continuará apretando mas la medida como control individual. (La medida a imponer para implantar el CONTROL TOTAL.)
  • El despliegue de la policía y ejército por las calles, hoy por razones humanitarias pero mañana para el CONTROL TOTAL haciendo creer que es por el bien nuestro.

La humanidad viene augurando desde siempre, formas variopintas sobre el fin del mundo:  Ataques extraterrestres, guerra nuclear, cambio climático (antes fue calentamiento global), el impacto de un meteorito, la inclinación del eje terrestre e inversión de polos, la venganza  del dios de las religiones, un virus letal y devastador. Miren, hay más países  y habitantes en el planeta implicados en esta histeria, que todos los que combatieron en la 2ª Guerra Mundial, pero no en vano y desde hace mas de 20 años, se viene anunciando que las grandes guerras del futuro, serán económicas y biológicas, por consiguiente y tras lo expuesto, puedo decir desde mi certeza, que estamos ante el primer gran paso del «ESCENARIO UNO», la  «PEOR DE LAS PESADILLAS«, y las muchas de las medidas que vemos , vienen para quedarse.

¿Cómo actuar desde la consciencia individual?

El primer paso, centrarnos en vivir el presente tomando lo mejor del momento, aunque cueste encontrarlo. En segundo lugar, tomar como unas vacaciones la reclusión y aprovechar los ratos para estar en familia, hacer esos trabajos pendientes en casa desde hace mucho. Disfrutar de ese tiempo de ocio que no  encontrábamos para hobbies como la lectura, escribir, ver películas etc. Reír y cambiar de cara ante el confinamiento (debo decir que hace años que no me reía tanto, viendo el ingenio de los mensajes de whastapp). Practicar la voluntad y esfuerzo de dar a los demás un poco de solidaridad, amigos, vecinos, a nuestros mayores, a desconocidos. Hacer teletrabajo  como una herramienta útil y mas habitual. Dormir sin estar pendiente del despertador. Trasnochar viendo alguna serie o conversar por videoconferencia con amigos de otros países. Practicar idiomas o hacer algún curso en canales que ruedan por internet etc..,

Este tiempo de recogimiento debemos aprovecharlo en nuestro beneficio, trabajar un en nuestro interior y proyectar los cambios en el exterior. Es tiempo de limpiar la porquería y envenenamiento mental que la actividad cotidiana ha ido dejando en cada uno con el paso de los años. Es tiempo de aprender a analizar con discernimiento, que parte del bombardeo de noticias es casi todo mentira y donde ocultan el mínimo de verdad, en lo que vemos, leemos y escuchamos para lograr tener un panorama global y limpio, de lo que realmente sucede y que papel juega cada uno de nosotros. 

¿Qué harían si mañana aprobara un decreto el Gobierno, que obliga a la vacunación de cada uno de nosotros?

Un comentario en “CONFINAMIENTO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.