LA VERDAD Y EL HUEVO

Según el Diccionario de la R.A.E, Certeza, significa:

  1. Conocimiento seguro y claro de algo

  2. Firme adhesión de la mente a algo conocible, sin temor a errar

Desconozco por qué motivo, cuando uno habla de la “Certeza” desde el “Universo” en el que vive y Crea, acorde con su forma de ser, creencias, cultura, costumbres etc., existen personas que se “escandalizan” al ver que no se deja opción a la “duda”.

Del mismo modo que una madre, tiene la “Certeza” sobre quien es el padre de su hijo, también sucede hacia algo, que se siente o sencillamente nos resulta familiar y conocido, como es el caso de acceso a los recuerdos de nuestro pasado o futuro.

En la religión, podemos observar que la “Certeza” está asociada a “la Fe” hacia algo o alguien, que el practicante no ha visto ni tocado pero su interior, no deja la más mínima sombra de sospecha que (su) Dios existe.

Cada certeza lograda, es un pilar que se forja en nuestro lado interno de la cinta de Moebius. La suma pilares que vamos construyendo, forman el arranque de la estructura con la que iremos armando el edificio de “nuestra propia Verdad” que es al fin y al cabo, la que nos sirve y vale, la que no necesita de la aprobación de terceros porque es: “nuestro Huevo”, el que existencia tras existencia, conexión tras conexión, tratamos de aprender a freír. Cada uno desde la práctica, conseguirá escribir su propia receta para lograr hacer el mejor “Huevo”, el que es único e inigualable, el más sabroso e inconfundible de todos porque sencillamente, es el mejor huevo, frito por nosotros mismos, con nuestros ingredientes, utensilios y medios.

Como cualquiera, tengo muchos defectos sobre los que trabajar para mejorar como Humano. Puede que cuando hablo sobre mi “Huevo”, lo haga con vehemencia y me apasione hasta el punto, que deje la sensación que mi “Huevo”, es el Verdadero. Bien, desde la humildad que debo trabajar, hoy quiero explicar a quienes me conocen, que la suma de infinitas formas de aprender a freír un huevo forman esa “Verdad absoluta”, por consiguiente, “mi Verdad” es válida para mi y aunque pueda ser próxima a la de unos y contrapuesta a la de otros,  no es la Única y menos la Absoluta.

Desde la humildad y ante la “duda” que algunos tienen tan presente, solo puedo darles mi opinión, una vez dada, son libres de tomarla o rechazarla pues una cosa es hacerse preguntas para seguir avanzando y creciendo sobre lo construido. Otra bien distinta, es mantener sembrada “la duda” por cada pilar que se construye y resiste.

En definitiva, la duda genera inseguridad y la inseguridad, deja como producto; el miedo, la herramienta preferida por la cábala de Yhavé para someter y manipular.

Vivir con miedo, es un freno que impide avanzar en el proceso de expandir la consciencia en el mental (15 realidades) y en el etérico (18 realidades),  como en las metas y proyectos que ejecutamos en el plano físico (16 realidades posibles), por tanto, solo puedo recomendar a mis allegados que destierren “la duda” y por ende el miedo, sin dejar de hacerse preguntas que les acerquen a sus certezas.  No dejen pasar la oportunidad de construir en vertical (si les fluye y apetece) en lugar cuestionar cada pilar sólido que resiste, logrado desde el trabajo y la  Voluntad. En caso de problemas, el aprendizaje por cada experiencia dará el oficio, que permitirá calcular y reforzar la estructura, para continuar construyendo hasta que la obra esté terminada sin riesgo de colapso

MAYODEL68

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.